Son aparatos que se colocan en la boca del niño para corregir malos hábitos orales, como succión del dedo, succión del labio, interposición lingual, etc; y así evitar posibles alteraciones en la estructura de los maxilares.



Más de Nuestros Tratamientos